sábado, 26 de mayo de 2012

AMOR NO CORRESPONDIDO


Las gotas de sudor empezaban a deslizarse por mi frente. La niebla se había levantado y el sol empezaba a hacerse notar. Las piernas flojeaban tras cuatro horas de ascensión sin dejar de dar pedales. Pero la proximidad de la cumbre me inyectaba una dosis extra de energía.
Justo al salir de una curva me crucé con una pareja de mediana edad.
- “¿Queda mucho para acabar el puerto?” pregunté.
- “Nada, nada, un kilómetro. Ya lo tienes hecho”.
La experiencia me decía que ese kilómetro serían dos o dos y medio. La gente siempre mentía ante estas preguntas. No sé si por error de cálculo o por compasión, pero mentían. De cualquier manera, ya quedaba poco. Y de repente sentí algo a mis espaldas, como un resoplido. Me giré y el corazón me dio un vuelco: rubia, con unos enormes ojos negros y moviendo con soltura sus, aproximadamente, quinientos kilos. ¡Tenía una enorme vaca chupándome rueda! La situación era terriblemente incómoda, peligrosa, diría yo. Mis piernas estaban a punto de paralizarse y eso era muy mala noticia. Intenté pensar en la forma de deshacerme cuanto antes de aquella bestia. Pero el esfuerzo de toda una mañana de ascensión continuada provocaba que el oxígeno no llegase limpio al cerebro. Y era incapaz de encontrar una salida digna.
No podía esprintar. Eso era evidente. Con lo cual no podía dejarla atrás. Llegar a la cumbre me llevaría aún unos treinta minutos (con más de veinte kilos de alforjas no superaba los cuatro o cinco kilómetros por hora). Y dar la vuelta lanzándome a tumba abierta, aparte del riesgo de tortazo, suponía tirar por la borda media jornada de viaje. Las perspectivas eran más oscuras que aquellos nubarrones que asomaban por el oeste. Y ella seguía ahí, haciéndome un marcaje implacable. Sentía su aliento en la nuca.
De repente, una ráfaga de oxígeno medio limpio debió llegar a alguna neurona de mi cerebro. Con un movimiento rápido frené, saqué de la bolsa que iba en el manillar la cámara de fotos, me giré y le disparé con el flash activado. Se detuvo, sorprendida. Nos miramos durante unos segundos que a mí me parecieron eternos y se dio la vuelta alejándose carretera abajo. Respiré hondo, me sequé el sudor frío que me empapaba y conseguí emprender la marcha con el corazón aún revolucionado.
Semanas después, cuando visionaba en casa las diapositivas del viaje (la fotografía digital aún no había llegado), me encontré de sopetón con aquel primer plano: sus enormes ojos cristalinos rodeados de unas enormes pestañas, su mechón de pelo rubio, sus morros húmedos, su mirada profunda. Entonces comprendí que en su expresión no había signos de amenaza, sino de amor… y no supe corresponderle. 


3 comentarios:

Amaia Ballesteros dijo...

¡¡Jajaja!! ¡Qué bueno! ¡Perseguido por "Betizu"!

Bernardo I. García de la Torre dijo...

Ahora veo a las vacas... con otros ojos.

Amaia Ballesteros dijo...

Por cierto...

Te he considerado para los premios Liebster blog:

http://amaia-ballesteros.blogspot.com.es/2012/05/los-premios-liebster-blog.html

¡Un saludo!