jueves, 31 de octubre de 2019

SALIDA AL MONTE (18): MINA FEDERICO



En nuestra próxima salida de otoño volveremos a aproximarnos al entorno del monte Alén, al que ascendimos hace ya unas temporadas. En este caso no vamos a hacer cumbre sino que recorreremos parte de su vertiente suroeste en busca de una de las explotaciones mineras que existió  en esa zona, la mina Federico.


Iniciaremos el recorrido en el barrio de San Miguel de Linares, perteneciente al municipio de Artzentales, en pleno corazón de la comarca de Las Encartaciones (Bizkaia). Atravesaremos también por el barrio de Santa Cruz. Estos dos barrios, hasta mediados del siglo XX, fueron centros neurálgicos de la zona minera. Los bosques, prados y sotos ocultan hoy las huellas de un pasado no muy lejano. Donde ahora pastan vacas, ovejas y caballos hubo explotaciones mineras de hierro, cobre y plomo.


Ascendiendo por las laderas del monte Alén llegaremos hasta la boca de la mina Federico. Por el camino nos encontraremos con las ruinas de algún palacio, con caseríos grandes y bien conservados y con la ermita de Santa Elena, modesto templo neoclásico construido en el siglo XIX. Veremos grandes robles, algunos castaños, pinos, eucaliptos, encinas y acebos. La mina Federico, ahora abandonada y casi oculta, fue una de las más importantes de la zona llegando a procesar 100 toneladas diarias de material.


El trazado no presenta gran dificultad en cuanto a su desnivel (173 m.) aunque su perfil es bastante quebrado (continuas subidas y bajadas). La ascensión se concentra sobre todo en la primera parte del recorrido que se inicia a 340 m. de altitud, estando el punto más alto a mitad de recorrido (513 m.) Puede haber algún tramo con barro si llueve los días anteriores.

La salida está programada para el sábado 9 de noviembre y al finalizar, para no perder las buenas costumbres, habrá viandas para reponer fuerzas. Se admiten propuestas y aportaciones.

Datos técnicos

-       Fecha de salida: sábado 9 de noviembre, a las 8.30 h.
-       Lugar de salida: Urbanización El Oasis, Islares (junto a la gasolinera), Castro Urdiales. Desplazamiento en vehículo a San Miguel de Linares (26 km.).
-       Desnivel: 173 metros.
-       Recorrido: 9 kilómetros.
-       Duración: 3 h. 30 mn. aprox.

lunes, 10 de junio de 2019

RECORRIDO POR EL MONTE BRUSCO Y LAS MARISMAS DE SANTOÑA



Día luminoso con una temperatura suave, perfecto para caminar y contemplar el paisaje. Algunos reencuentros y una nueva incorporación antes de arrancar con la parte montañosa, no muy exigente pero con alguna cuesta “pindia” (empinada, según expresión cántabra. Siempre se aprende algo).

Así que entre montaña, playa y marisma fuimos completando los trece kilómetros de un recorrido circular con inicio y final en la playa de Berria (Santoña). Por el camino vacas, caballos, garcetas, cormoranes y otros “bichos”. Una ermita en ruinas (San Nicolás), una iglesia acogiendo las últimas comuniones de la temporada (El Salvador) y la antigua batería del Brusco fueron algunos de los hitos arquitectónicos del recorrido.

También pudimos comprobar que el pequeño barrio del Dueso llegó a tener cinco bares o tabernas e incluso un hotel. Hoy no queda ninguno abierto.

Habrá que ir pensando ya en la salida de otoño. A mí me apetece tirar para arriba. ¿Qué tal un mil?

NOTA: Pinchando sobre cualquiera de las fotografías se abre la galería de imágenes.

De la Playa de Berria (Santoña)...(Foto de Niko)

...pasando por la Punta del Brusco...
...atravesando la selva... (Foto de Dani)

...a la playa de Helguera (Noja).





La cuesta "pindia".


¿Dónde está el increíble guía menguante?




"Operación pelota".




Anchoas ¿frescués?





Pies y pata.

"Operación ñam ñam".



miércoles, 29 de mayo de 2019

SALIDA AL MONTE (17): MONTE BRUSCO Y MARISMAS DE SANTOÑA.


 
En nuestra próxima salida de primavera el recorrido nos va a aproximar a la costa cántabra, concretamente al municipio de Santoña, combinando playa, monte y marismas. Ya visitamos esta localidad en nuestra ascensión al monte Buciero hace un par de temporadas.

Iniciaremos el recorrido en el extremo oeste de la playa de Berria desde donde nos incorporaremos al Camino de Santiago, ascendiendo a la Punta del Brusco para disfrutar de una buena panorámica de la costa, tanto de la Playa de Berria como de la Playa de Noja. Tras un recorrido por el arenal de Helguera cruzaremos el bosque por el alto de Fontcabrera, descenderemos hasta la localidad de Argoños y a continuación nos adentraremos, a través de un sendero, en las marismas de Santoña, hasta llegar al observatorio de aves. Finalmente, a través del barrio del Dueso y la playa de Berria, volveremos al punto de salida.

Recorrido

Por el camino podremos contemplar varias ermitas e iglesias, algunas ruinas (como las de la Batería del Brusco) y una gran cantidad de aves en el entorno de las marismas.

Playa de Berria

El trazado no presenta dificultad en cuanto a su desnivel (125 m.), ya que su perfil es sensiblemente horizontal. Las únicas ascensiones, en la primera parte del recorrido, corresponden a la punta del Brusco y al alto de Fontcabrera, que apenas supera los 100 metros de altitud. Imprescindible pantalón largo (tramos con vegetación cerrada) y palos (algún tramo con barro si llueve los días anteriores).


La salida está programada para el sábado 8 de junio y al finalizar, para no perder las buenas costumbres, habrá viandas para reponer fuerzas. Se admiten propuestas y aportaciones.

Datos técnicos

-       Fecha de salida: sábado 8 de junio, a las 8.30 h.
-       Lugar de salida: Urbanización El Oasis, Islares (junto a la gasolinera), Castro Urdiales. Desplazamiento en vehículo a Santoña (29 km.).
-       Desnivel: 125 metros.
-       Recorrido: 13 kilómetros.
-       Duración: 4 h. aprox.

martes, 28 de mayo de 2019

LA REDECILLA DEL CENTRO BOTÍN



HACE UNOS AÑOS reflexionaba acerca del proyecto de un futuro edificio, el centro Botín de Santander. E intentaba desmontar esa bienintencionada pretensión de “arquitectura transparente” que impregnaba su presentación en sociedad:  http://echonovemberecho.blogspot.com/2011/09/arquitectura-transparente.html .  Hoy, el propio edificio testifica que ni pasa desapercibido ni resulta una construcción “sutil” que apenas altera el perfil de la bahía de Santander.

HACE UNOS MESES discutía con colegas y compañeros sobre el carácter icónico del edificio, su funcionamiento o no como hito visual, su apariencia singular a través de la superficie texturizada a base de escamas cerámicas… Teorizando, vaya.

HACE UNOS DÍAS, paseando por Santander y aproximándonos al centro (Botín) observé otra nueva y extraña textura superpuesta a lo largo y ancho de su fachada. Me explicaron que la “redecilla” instalada tiene la función de evitar el desprendimiento de las “chinchetas” (así definieron mis acompañantes las escamas cerámicas que proporcionan una superficie ¿original?)

O sea que el centro Botín se está desescamando, algo que a los peces sólo les ocurre después de muertos, tras una vida intensa en el mar. ¿Cuál es el simbolismo de este hecho? ¿Que el centro Botín ha nacido muerto? ¿Que no le han dotado de las agallas adecuadas para mantenerse en un ambiente marítimo? ¿Que sus contenidos artísticos van a estar ligados a lo efímero, con una duración limitada?

Probablemente la respuesta sea mucho más banal: el centro Botín ha ido a la “pelu”. Y su redecilla nos demuestra que, en el campo de la arquitectura, es lícito ejercitar la elucubración con teorías y planteamientos sesudos pero, antes que nada, hay que construir bien. Y evitar que nuestros edificios tengan que ser “rehabilitados” apenas unos meses después de su inauguración por el simple hecho de experimentar para ofrecer una edificación singular que no se parezca a nada hecho con anterioridad. Si llenamos nuestras ciudades de edificios singulares… dejarán de ser singulares.

No sé si el centro Botín saldrá de la “pelu” con un cardado oxigenado, con una melena planchada o con mechas multicolores. Ni si las chinchetas se reutilizarán para el adoquinado de alguna calle peatonal o como vajilla en el restaurante de un chef top (hay que reciclar). Lo que sí está claro es que su trayectoria ha comenzado con un fuerte traspiés. Y cuidado, porque está al borde del agua.

lunes, 22 de octubre de 2018

RECORRIDO POR LA VÍA VERDE CASTRO-TRASLAVIÑA (20/10/2018)



El hierro, sus explotaciones mineras y sus ferrocarriles. El hilo conductor de nuestra última salida que nos llevó desde la ensenada de Castro Urdiales hasta el poblado y el túnel de Herreros, en el límite entre Cantabria y Bizkaia.

El sol no quiso asomarse pero disfrutamos de una mañana con una temperatura perfecta para sudar la camiseta. Una ruta cómoda en cuanto a su perfil pero con un buen kilometraje.

En primavera más.

(Pinchando sobre cualquiera de las fotografías se abre la galería de imágenes.)

Dando la chapa (fotografía de Teresa H.)

Veta de mineral de hierro

Antiguos cargaderos en la ensenada de Castro Urdiales









Antigua estación de Castro Urdiales

Toki Eder

Calzada romana



Estación de Otañes

Paso alegre... a la ida

Viaducto de los Vados

Aflora el hierro

Túnel de Herreros



La trinchera del ferrocarril excavada en la roca



No podía faltar

Casa torre de Otañes