domingo, 7 de octubre de 2018

SALIDA AL MONTE (16): VÍA VERDE CASTRO-TRASLAVIÑA



En nuestra próxima salida de otoño el recorrido va a seguir el trazado de uno de los antiguos trenes mineros que trasladaban el mineral de hierro desde las explotaciones de la comarca de las Encartaciones hasta la costa, para cargarlo en los barcos que lo transportaban a los núcleos fabriles. En este caso vamos a recorrer parte del trazado del ferrocarril que unía Traslaviña con el puerto cántabro de Castro Urdiales.

Ubicación
Iniciaremos el recorrido en sentido inverso, arrancando precisamente de la ensenada de Castro, donde aún quedan vestigios de los antiguos cargaderos. Y tras atravesar el núcleo urbano con algún paso sorprendente iremos remontando el trazado tierra adentro a través de Mioño, Lusa, Santullán y Otañes hasta llegar a las ruinas de algunos poblados mineros.

Recorrido
Por el camino podremos contemplar los restos de varias instalaciones relacionadas con la explotación y el transporte del mineral, puentes, túneles y viaductos, a través de suaves laderas y caminos forestales, cruzando algunas húmedas trincheras forradas de vegetación.

Ensenada de Castro Urdiales
El trazado no presenta dificultad en cuanto a su desnivel (185 m.), ya que su perfil es sensiblemente horizontal. El recorrido es de ida y vuelta con una ligera variante al cruzar la villa marinera de Castro Urdiales. El único reto su longitud, 23 km.

Túnel de Valverde
La salida está programada para el sábado 20 de octubre y al finalizar, para no perder las buenas costumbres, habrá viandas para reponer fuerzas. Se admiten propuestas y aportaciones.

Datos técnicos

-       Fecha de salida: sábado 20 de octubre, a las 8.30 h.
-       Lugar de salida: Urbanización El Oasis, Islares (junto a la gasolinera), Castro Urdiales. Desplazamiento en vehículo a Castro Urdiales (7 km.).
-       Desnivel: 185 metros.
-       Recorrido: 23 kilómetros.
-       Duración: 6 h. aprox.

sábado, 25 de agosto de 2018

CARLES Y OWEN (2)



La trayectoria de Owen Pallett no es tan dilatada como la de Carles Santos. Pero, sin haber cumplido aún los cuarenta, ha atravesado ya por distintas fases y proyectos como compositor, instrumentista (sobre todo de violín) y vocalista. Y tiene en común con el artista castellonense sus extraordinarias dotes musicales y su continua búsqueda de nuevas formas musicales.

Nació en Toronto, hijo de un organista, y desde pequeño fue adquiriendo una sólida base musical. Compuso su primera pieza para violín con tan sólo trece años. Mientras cursaba estudios en la Universidad de Toronto realizó sus primeras bandas sonoras para películas y videojuegos. En 2005 publicó su primer disco bajo el alias de “Final Fantasy” y en 2006 obtuvo el premio Polaris Music por su álbum “He Poods Clouds”.

Además de su carrera en solitario ha colaborado y compuesto temas para otros grupos como Arcade Fire, R.E.M. o The National. Difícilmente clasificable dentro del panorama musical su música se ha definido como “indie pop” o “pop barroco”. Lo dicho, difícilmente clasificable. En sus actuaciones en directo es donde despliega su gran virtuosismo musical con una puesta en escena que, en alguna medida, tiene puntos de contacto con los conceptos musicales que desarrolla la argentina Juana Molina. Eso sí, con una gran complejidad en sus estructuras musicales en cuanto al ritmo y las armonías, pero sin dejar de transmitir un gran lirismo, algo que está al alcance de muy pocos.

En este tema los continuos cambios de compás, incluso con desfases entre la voz y el instrumento, las transiciones, los sonidos aleatorios… crean una atmósfera aparentemente confusa e inexplicablemente inquietante y atractiva:


Y en directo, en estado puro:


¡Que no pare la música!

viernes, 3 de agosto de 2018

CARLES Y OWEN (1)



Si el verano pasado hablé de Silvia y Juana como dos descubrimientos simultáneos en el mundo de la música algo similar me ha ocurrido estos últimos meses, en este caso con dos hombres, Carles y Owen. A lo que hay que añadir un paralelismo más, También en el caso de Carles, como en el de Silvia, ha sido más bien un redescubrimiento.

Volví a saber de Carles Santos, de quien había perdido la pista hace ya unos años, por la noticia de su fallecimiento, hace unos meses. Noticia que no ocupó más allá de unas pocas líneas en algún medio de comunicación. Tenía 77 años.

Carles Santos nació en Castellón. A los cinco años ya tocaba el piano y con veinte empezó a dar conciertos, convirtiéndose en un pianista virtuoso lo que, sin duda, le habría permitido desarrollar una extraordinaria carrera profesional. Pero su espíritu inquieto le llevó a trasladarse a Estados Unidos donde conoció a John Cage, que marcó su actitud y su futuro artístico. Y de pianista virtuoso pasó a artista polifacético y vanguardista, siempre con propuestas innovadoras y sorprendentes: compositor, intérprete, guionista y director de cine y teatro, escultor, fotógrafo… Pocas facetas del mundo del arte escaparon a su frenética actividad durante más de cinco décadas.

Por ejemplo, de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 todos recordamos la actuación a dúo de Montserrat Caballé y Freddie Mercury pero pocos saben que la composición y dirección del espectáculo musical de ese mismo acto estuvo a cargo de Carles Santos.

A pesar de haber recibido numerosos premios y condecoraciones, tanto en el campo de la música como en el de los espectáculos escénicos, su nombre sólo era reconocido en ambientes y entornos muy reducidos. Podría decirse aquello tan manido de que quizás si hubiese desarrollado su actividad en Nueva York otro gallo habría cantado. Quizás, quién sabe. Lo cierto es que su fallecimiento me ha impulsado a revisar parte de su obra y concluir, sin ningún género de dudas, que Carles Santos era un auténtico genio, acogiéndome a la acepción número 4 de la RAE:
“Capacidad mental extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables.”, a lo que habría que añadir sus extraordinarias facultades como intérprete, que nunca perdió.


Como despedida me quedo con una de sus últimas… lo que sea: en el estreno de uno de sus espectáculos se tumbó en el umbral de la puerta de acceso a la sala obligando a los espectadores a pasar por encima de él, librando su cuerpo, rozándolo o incluso pisándolo, al gusto y decisión de cada uno. Pues eso, que cada uno haga su propia interpretación.


Una pequeña selección de algunas de sus creaciones:




Una de las pocas entrevistas que concedió, en TV3:


Y para finalizar esta auténtica “delicatessen” de su disco “Pianotrack”:



jueves, 28 de junio de 2018

EVENTOS (1): ¿CIUDADES FRANQUICIA?

Fotografía de getxo.eus

Red Bull Cliff Diving, Open House, Premios MTV, The World's 50 Best Restaurants, Best European City… ¿Hablamos de Bilbao? Sí. Estos son algunos de los “eventos” y reconocimientos programados en nuestra ciudad para el año 2018. Definitivamente parece que Bilbao ha apostado por entrar en el circuito de los grandes actos y celebraciones que la sitúen en el mapa del panorama internacional dotándola de visibilidad. Pero también podríamos decir que estos son algunos de los eventos y reconocimientos programados, por ejemplo, para la ciudad de Nantes en 2019, o para la ciudad de Londres en 2020 o…

Esta agenda de la ciudad basada en potentes hitos de actividad concentrados en unos pocos días y con una gran congregación de personas por metro cuadrado se justifica por parte de las autoridades municipales en función de los beneficios económicos que se generan para Bilbao y de la proyección exterior que facilita la captación, a su vez, de nuevos eventos, en una continua carrera sin fin. Es una forma de mostrar músculo, es decir, capacidad de atracción y de organización. Y el balance siempre medido en cifras, cuanto más altas mejor.

Vaya por delante que he formado parte activa en la organización de alguno de los eventos mencionados. Y quizás por eso, por haberlos vivido desde dentro, siento la necesidad de hacer esta reflexión en voz alta. Reflexión que se traduce en dos inquietudes o dudas fundamentales. En primer lugar, ¿estos eventos tienen una repercusión y un beneficio real sobre la generalidad de los habitantes y de las distintas áreas urbanas de la ciudad? ¿Qué queda de todo ello unos días después de su conclusión? Tengo la percepción de que su influencia es muy limitada, más allá de su repercusión mediática, en el espacio y en el tiempo. Y que los beneficiarios son únicamente unos sectores muy concretos, en casi todos los casos los mismos. En segundo lugar, con este tipo de eventos franquicia, que llegan ya totalmente diseñados, patrocinados y empaquetados ¿no nos encaminamos hacia una ciudad impersonal, intercambiable con cualquiera del ámbito europeo o incluso mundial, perdiendo definitivamente sus señas de identidad histórica y cultural? Si el próximo año nos acercamos a Londres, o a Nantes, o a Milán, podremos percibir un “déjà vu”, con los mismos eventos y actividades, que nos puede hacer perder la capacidad de conocer y reconocer la ciudad en la que estamos.

En un reciente encuentro con un responsable municipal, a quien le planteábamos un proyecto cultural continuado en el tiempo, de bajo coste y con pretensiones de hacerlo llegar a un amplio tejido social de nuestra ciudad, su respuesta fue de una cierta indiferencia ante “algo” que no encajaba dentro de la “cultura de los eventos”. De hecho en su despedida nos lanzó la siguiente pregunta: “¿Este año vais a participar también en XXX (evento de 2017)? Fue una pasada, más de treinta y cinco mil participantes en la primera edición, todo un éxito”. Toda una declaración de principios, diría yo.

(Continuará…)

martes, 19 de junio de 2018

RECORRIDO POR LA SIERRA DE LA VIDA (16/06/2018)



El día amaneció húmedo y con bruma, pero poco a poco el cielo se fue abriendo y pudimos disfrutar de una naturaleza exuberante en nuestro recorrido desde la Puebla Vieja de Laredo hasta la playa de San Julián en Liendo.

Tras pasar por el barrio de Las Cárcobas, con su bolera y su pequeña capilla dedicada a la virgen de la Bien Aparecida, la flora y la fauna (alguno volvió con una buena bolsa de caracoles) de la Sierra de la Vida nos fueron amenizando el camino, por el interior a la ida y por la costa a la vuelta, coincidiendo con un tramo del Camino de Santiago. Completamos la mañana subiendo a la Atalaya desde donde pudimos contemplar una amplia panorámica de la bahía.

En otoño más.

(Pinchando sobre cualquiera de las fotografías se abre la galería de imágenes.)

Saliendo de Laredo por la puerta de Bilbao






La hora del almuerzo


Tortuga... ¿de monte?


No podían faltar


Olía a queso de...


¿Quién ha apagado el calentador? (Foto de Teresa H.)

El diapiro

(Foto de Teresa H.)


La ensenada de la playa de San Julián,
entre el monte del Ahorcado y el monte Candina








Muy rico todo





martes, 5 de junio de 2018

SALIDA AL MONTE (15): SIERRA DE LA VIDA



En nuestra salida de final de primavera (igual habría que decir “de invierno” en este caso) nos acercaremos a la villa marinera de Laredo (Cantabria) para iniciar desde su parte antigua la travesía que nos llevará hasta la playa de San Julián en el municipio de Liendo, a través de la Sierra de la Vida. En el recorrido cruzaremos los barrios de las Cárcobas y Tarrueza para llegar finalmente a la ensenada formada entre los macizos calizos de El Ahorcado y Candina, con una cala de fina arena y un curioso fenómeno geológico, el diapiro.

Situación
En el recorrido probablemente podremos escuchar los gritos de las chovas piquirrojas, y atravesaremos zonas de vegetación con abundante presencia de tojo, laurel y encinas. También veremos la capilla de la Virgen Bien Aparecida (diferente a la de Ampuero) y unas típicas boleras cántabras.

Recorrido
El trayecto no presenta dificultad, con su punto más elevado en la cumbre de la Sierra de la Vida, a 259 metros de altitud. El recorrido será aproximadamente circular, con un pequeño tramo común en el trayecto de ida y en el de vuelta, finalizando en la Puebla Vieja de Laredo desde donde nos acercaremos a la Atalaya para disfrutar de una amplia panorámica sobre el mar Cantábrico.

Perfil
La salida está programada para el sábado 16 de junio. Las únicas dificultades (pequeñas) se encuentran en la ascensión a la sierra y a la Atalaya, pero en general se trata de un recorrido bastante cómodo, sin largas ascensiones. Es recomendable llevar buen calzado ya que con toda la lluvia caída el terreno puede estar húmedo. Y los valientes podrán darse un chapuzón en la playa de San Julián.


A la vuelta, para no perder las buenas costumbres, habrá viandas para reponer fuerzas. Se admiten propuestas y aportaciones.

Datos técnicos

-       Fecha de salida: Sábado 16 de junio, a las 9.00 h.
-       Lugar de salida: Urbanización El Oasis, Islares (junto a la gasolinera), Castro Urdiales. Desplazamiento en vehículo a Laredo (18 km.).
-       Desnivel: 259 metros.
-       Recorrido: 10 kilómetros.
-       Duración: 3 h. 15 m. aprox.

sábado, 12 de mayo de 2018

IZ



Cuando voy escuchando la radio, generalmente en el coche, me gusta jugar a imaginarme el aspecto físico de las personas que intervienen en los programas, intentando asociar su voz con un determinado rostro, color de ojos, corte de pelo… Y debo ser el peor jugador del mundo en este ejercicio mental intrascendente. Mi último logro: el conductor de un programa de música nocturno al que había dibujado mentalmente con una larga melena negra (quizás con coleta), rostro huesudo y chupa de cuero llena de remaches resultó ser un dandi impecable con chaqueta blanca entallada, pelo canoso engominado y gafas de pasta fina. ¡Todo un éxito!

Hace unos años empezó a escucharse con insistencia en las ondas una canción que era en realidad una versión del tema principal de la película “Mago de Oz”. El tema, “Over the rainbow”, sonaba con un original ritmo de ukelele que le proporcionaba una vitalidad y una frescura diferente a todas las versiones que había escuchado hasta entonces. El motivo fue su inclusión en la banda sonora de una película que se estrenó en 1998, “¿Conoces a Joe Black?”. Diez años después la he escuchado de nuevo en la radio y he vuelto a jugar: su intérprete debe ser un chico alto, rubio, de pelo rizado y ojos claros. Quizás relacionado con la cultura del “surf” (supongo que por la sonoridad del ukelele). Pues bien, en esto último no iba desencaminado, pero en el resto…

La canción se había grabado en 1993 y estaba incluida en un disco titulado “Facing Future”. Su autor, un músico hawaiano de nombre sencillo, Israel, y de apellido impronunciable, al menos para mí, Kamakawiwo'ole, apodado IZ. Había nacido en 1959 y era un intérprete de música hawaiana fusionada con toques de jazz y reggae, con un estilo peculiar y único. En el archipiélago llegó a ser un personaje muy popular, considerado como uno de los músicos hawaianos más importantes de la historia, y fue también un activista destacado en la causa independentista.

En cuanto a su aspecto físico: moreno, de pelo liso, ojos negros como el azabache y más de trescientos kilos de peso. Una vez más, nada que ver con mi conjetura. Los problemas derivados de su obesidad hicieron que su vida no llegase más allá de los 38 años. A la ceremonia en la que sus cenizas fueron esparcidas en el océano Pacífico acudieron más de 10.000 personas que le rindieron homenaje con cánticos y chapoteos desde sus canoas frente a la playa de Makua.

Israel IZ  Kamakawiwo'ole, la voz “más allá del arco iris”.

“Over the rainbow”:


“What a wonderful world”:


domingo, 25 de febrero de 2018

RUTA GETXO – SOPELANA - GETXO (24/02/2018)



Una “ventana de buen tiempo” (como dicen en los informativos meteorológicos) dentro de este lluvioso invierno nos permitió disfrutar de un agradable recorrido costero entre los municipios de Getxo y Sopelana. Acantilados, calas y playas presentaban un aspecto mucho más tranquilo al habitual en las épocas veraniegas. También pudimos “registrar” algún refugio-observatorio que aún se conserva de los que se construyeron en la guerra civil. Grandes buques y pequeños veleros se deslizaban sobre las aguas del Abra exterior.

Al finalizar la ruta (16 km. aproximadamente), nuestra compañera organizadora nos abrió las puertas de “Ca Teresa” donde pudimos disfrutar de una ricas viandas que aportamos entre todos.

Pinchando sobre cualquiera de las fotografías se abre la galería de imágenes.



¡Un dos, un dos!





¡Por los pelos!




Cada una hace la foto como quiere...

...Y cada uno se cuelga como le da la gana ¡Qué mono!


El once titular + el entrenador (el que suele llevar la pelota)



Esto se pone interesante...