viernes, 1 de abril de 2016

¿EL MEJOR EDIFICIO DE BILBAO? (2)

…CONTINÚA.

Manuel Ignacio Galíndez, arquitecto bilbaíno (1892-1980), finaliza sus estudios universitarios en Madrid en 1918. Tras su regreso a Bilbao comienza su trayectoria profesional siendo testigo de la convulsión industrial que impregna a toda la sociedad local. De ahí debió surgir su inquietud por el progreso y la técnica. Pero también, y esto será muy destacable en casi todas sus obras, su sensibilidad hacia los problemas urbanos, en una ciudad que estaba iniciando una nueva etapa, la del Bilbao moderno.

No vamos a desglosar aquí su trayectoria profesional, disponible en diversos estudios y publicaciones monográficas. Pero sí interesa destacar que Galíndez fue un profesional discreto, al margen de debates teóricos, que apenas aparecía en publicaciones y revistas especializadas. Quizás el carácter híbrido de sus obras tenía algo que ver con esa “invisibilidad”. Y su condición de puente entre la aclamada generación de los 30 y la que comenzó a destacar a finales de los 50.

Hombre viajero, poseedor de una extensa biblioteca y amante de la navegación (él mismo diseñaba y construía sus pequeñas embarcaciones) trabajó a caballo entre Bilbao, Madrid y Cataluña hasta su jubilación en los años 60. Para él la arquitectura era un ejercicio de composición. Eso era lo importante, lo permanente. Las cuestiones de estilo, en cambio, eran algo circunstancial. Eso le permitía pasar, sin ningún complejo, del racionalismo al neo-vasco, pasando por el manierismo más refinado y decorativo. Pero siempre con criterio, sin dejarse llevar por las corrientes o las modas.

Y algunos extraordinarios ejercicios compositivos nos dejó en Bilbao: Rascacielos de Bailén, La Equitativa, La Aurora… En 1943 recibe el encargo de la sede para la Naviera Aznar, en una solar al borde de la Ría. Y desarrolla el proyecto en colaboración con su sobrino José María Chapa, recién incorporado al estudio. Las complejas condiciones urbanas del solar son asumidas como un reto que (y esta es la grandeza de Galíndez) desemboca en una lúcida propuesta que va más allá de la simplista interpretación de “edificio barco” que habitualmente se hace de esta obra, con su proa dirigida hacia la Ría.

Es cierto que las referencias marinas están ahí, pero son otros los valores que hacen único este proyecto: la adecuada distribución interior en torno a un patio; la utilización de materiales (piedra arenisca, ladrillo visto) y texturas perfectamente jerarquizadas en la composición de las fachadas, la delicadeza en la incorporación de aleros, cornisas y retranqueos. Y, por encima de todo, la sensibilidad y el entendimiento hacia el entorno, planteando respuestas diferenciadas a cada una de las situaciones: fachada curva hacia la Ría, fachada “palaciega” de acceso hacia la plaza, fachada interior hacia la calle. Y todo ello sin perder el concepto de objeto unitario.

Como el propio arquitecto indica en la memoria de su proyecto: “Se ha adoptado un estilo clásico dentro de su modernidad, en que la serenidad de sus masas y sobriedad de sus elementos clásicos puede ser la mayor garantía de su permanencia”. Y vaya si permanece. Porque, casi setenta y cinco años después de su construcción, el edificio no ha perdido su vigencia y, tras algún cambio de uso, sigue gozando de una extraordinaria salud. Firmitas, utilitas, venustas y sentido urbano. ¿Quién da más? Tal vez, quizás, probablemente, hoy… el mejor edificio de Bilbao. Mañana ya veremos.


No hay comentarios: