domingo, 9 de septiembre de 2012

TRAVESÍA ATLÁNTICA 2012 (2)


Coordenadas: 20º29’46.95’’N / 56º24’38.41’’W


Tras casi cuatro días de navegación hemos dejado atrás las islas caribeñas orientales de Martinica y Santa Lucía y nos adentramos en lo que se conoce como Mar de los Sargazos, en ascensión hacia el Atlántico norte.



Los Roques, desde el aire

Zarpamos de Los Roques con buen tiempo y así se ha mantenido básicamente estos días si exceptuamos algunos aguaceros puntuales. Así que la navegación hasta ahora ha sido bastante cómoda, con una media en torno a 200 millas (370 km.) diarias.
Antes de partir surgió un contratiempo que no pudimos resolver en ese momento: la avería de la bomba de la potabilizadora. Exactamente lo mismo que en la anterior travesía, aunque en otro barco. ¿Seré gafe? Consecuencias: habrá que racionar el consumo de agua que llevamos a bordo, lo que va a suponer que la higiene se resentirá un poco. Vamos, que llegaremos a tierra más guarros de lo normal.



Últimos preparativos

Los primeros días no pescamos nada y ya empezábamos a desanimarnos. Pero hoy mismo ha caído una barracuda, con una mandíbula y unos dientes enormes. Su carne es un tanto insípida pero al menos comemos algo fresco. La técnica de pesca es muy básica: consiste en un carrete con una línea arrastrada por la popa. En el extremo de la línea ponemos un engaño (un pulpito de plástico o hilo). La fruta y verdura se estropean rápidamente debido a la humedad y no creo que nos dure más de una semana. Algún pez volador ya ha aparecido por cubierta. Son como sardinas con alas, pero no se comen.


Pez volador

Establecimos los turnos tanto de comidas como de guardias, diurnas y nocturnas. Aquí todos aportamos por igual y nadie se escaquea, como es lógico. Todos cocinamos, limpiamos, hacemos guardias, tripulamos… Las guardias nocturnas son de dos horas, individuales si las condiciones son favorables y dobles si las condiciones no son buenas. Y si son muy malas y hay que cambiar velas, pues todos a cubierta. La guardia más deseada es la de primera hora de la mañana: es un espectáculo ver amanecer, con el sol surgiendo de forma mágica de entre las aguas. Eso sí, las guardias nocturnas tienen una doble cara: cuando estás solo en cubierta, en una noche con luna, navegando sin problemas, te sientes el rey del universo. Pero cuando la noche es negra, negra y el viento y el mar no te quieren poner las cosas fáciles te sientes un ser insignificante en medio de un océano inmenso, que en realidad es lo que eres.

A partir de ahora la temperatura irá bajando y lo de ir a pecho descubierto se irá acabando. Pasaremos pronto del bañador al traje de agua. 

(Tengo problemas para subir fotos)

5 comentarios:

Amaia Ballesteros dijo...

Halaaa, qué chulada la Martinica!
Espero que no tengáis que racionar el ron, jeje.

Me gustan los peces voladores, hace poco vi un documental precioso de la BBC, y creo que haré un cuadro digital con peces para el estudio :)

miguel dijo...

Mucho animo bernar y cia desde nuestra base de los lunnis
bindaremos por ti hoy


Anónimo dijo...

Sigo tu travesía. Y lo primero que hago es calcular. Leo lo que cuentas y me gusta, como siempre, pero lo que más llama mi atención son las cifras. Y calculo: 6.753 km entre 370 km diarios de media, suponen 18 días y pico. Y sigo calculando: y si ya van casi cuatro días, quedan, si todo sigue así, unos 15 días.

Ya ves, me dedico a calcular los días que quedan. Creo que esto te puede dar una idea del miedo que tengo a navegar. Miedo que se hace extensible a volar.
Y aún así, cada día tengo más ganas de hacer cualquiera de esas dos cosas.

Sigue contando, por favor,

Teresa

joserra dijo...

Buenos días Bernardo, en mi despiste habitual acabo de ver que ya estás navegando... la contemplación del mar, mira, sueña, y siente imágenes, estados de ánimo, movimientos y luces.... haznos descripciones del océano, de intuiciones náuticas, de esas imágenes casi abstractas o cinematográficas que se notan.... goza... y nosotros contigo....

Un abrazo


!Encadearemos adeuses d’ escuma
pra tódalas prayas perdidas
Xuntaremos cuardernos en branco
d' a novela errante d' o vento
Pescaremos n' a rede d' os atlas
ronseles de Simbad

E cazaremos a vela
sobre o torso rebelde d' as tormentas
pra trincar a escota d’ unha ilusión. "

Bernardo I. García de la Torre dijo...

Saludos a los que habéis dejado vuestros comentarios: la "dibujante de peces", el baloncestista portavoz de los Lunnis de Sani, la mujer que va a superar su miedo a navegar y a volar y el "poeta galego". Y a todos los que seguís la travesía.